domingo

COORDINAR UN GRUPO DE MEDITACIÓN CRISTIANA




La persona que coordina un grupo de Meditación Cristiana es una persona común comprometida con la meditación. Alienta a la práctica diaria e introduce a los demás miembros en la enseñanza de la tradición.

Si bien es su práctica personal diaria la que lo ayudará a cumplir este rol cada vez mejor, existe un curso de coordinadores que le dará herramientas para responder a las dudas o dificultades que puedan surgir en las reuniones.

Para acceder a dicho curso ponte en contacto con la Comunidad.

Puedes contactar personalmente con la coordinadora nacional de Argentina y con los integrantes del consejo nacional, para participar del Curso de las 7 semanas para la formación de coordinadores de Meditación Cristiana. De esta manera podrás complementar las lecciones on line con el contacto directo con otros integrantes de la Comunidad.

Contáctate enviando un mail a meditacion.cristiana.grupos@gmail.com

****************************

CUALIDADES DE QUIEN COORDINA GRUPOS DE MEDITACIÓN CRISTIANA

1. Compromiso personal con la meditación como es enseñada en la Comunidad Mundial para la Meditación Cristiana.

2. Deseo de compartir el don con otras personas.

3. Sentimiento de pertenecer a la Comunidad Mundial para la Meditación Cristiana que creó esta enseñanza en todo el mundo.

*****************************  

LAS RESPONSABILIDADES DE LA PERSONA QUE COORDINA UN GRUPO

1. Ser un centro estable para las reuniones del grupo semanal. Estar presente, o bien hacer lo posible para que el grupo sea dirigido por otra persona. Proveer los aspectos prácticos de tiempo y espacio para la reunión. Tener una grabación o una lectura preparada; marcar el tiempo de meditación.

2. Dar la bienvenida a los participantes nuevos e introducirlos a la enseñanza y a los otros miembros del grupo, de manera amigable. Mostrar interés en las preguntas de los nuevos y en su progreso.

3. Alentar la práctica diaria del compromiso de meditar dos veces por día, pero también aceptar que lleva tiempo para que las personas adopten esta disciplina.

4. Ser la persona de contacto con la comunidad mayor de meditadores, local y global.

*****************************

LOS DESAFÍOS DE COORDINAR UN GRUPO

1. Ver que el significado y la fuerza de un grupo se encuentra en su fe, no en el número de miembros. Un grupo de 2 ó 3 es tan bueno como un grupo de 20 ó 30.

2. Ver que las personas, tal vez, vengan al grupo por algún tiempo y después se alejen. No se puede saber lo que el Espíritu haya realizado en aquella persona en su corta estadía en el grupo.

3. Quien coordina debe profundizar su práctica personal diaria de meditación a fin de interiorizarse cada vez más de la misma, lo que traerá aparejada una mejor presentación a los otros.

4. Ver que su experiencia de Dios se profundiza al tomar parte en la manera como otros llegan a conocer a Dios.

(Tomado de Volver a casa. Recursos para introducir la Meditación según la tradición cristiana. Publicación de la Comunidad Mundial para la Meditación Cristiana)





DIEZ RECOMENDACIONES SOBRE CÓMO LIDERAR UN GRUPO DE MEDITACIÓN CRISTIANA

Por Paul Harris



1. El líder del grupo (la persona que coordina) puede planificar y prepararse para la reunión semanal escuchando o leyendo una charla de John Main o de Laurence Freeman, para estar en condiciones de coordinar cualquier pregunta o conversación sobre el contenido de la charla.

2. Al llegar los meditadores a la reunión semanal, quien coordina puede poner una música tranquila, adecuada para aquietar a los integrantes con respecto al trabajo y al estrés de las preocupaciones familiares o laborales y prepararlos para la atmósfera contemplativa del encuentro grupal.

3. Si viene un recién llegado a la reunión, antes del horario de comienzo, quien coordina puede dar la bienvenida al recién venido, trasmitirle el tema del encuentro, y sugerirle la lectura del folleto sobre la M.C. (unos 5 minutos de lectura) o de otro material apropiado. Esto da al recién llegado al menos alguna idea sobre la naturaleza y el contenido de la enseñanza y la práctica, antes que comience la reunión.

4. Muchos coordinadores preparan e imprimen para repartir, distintos aspectos de las enseñanzas, por ejemplo, sobre el mantra (palabra sagrada), las distracciones, la vida de John Main, etc., para los integrantes del grupo, así como otros recursos pertinentes, que incluyen una serie de libros sobre Meditación Cristiana que se consiguen en castgellano, escritos por varios autores.

5. Quien coordina puede encender una vela antes que comience la reunión, símbolo de la presencia de Cristo y de las palabras de Jesús: “Cuando dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy Yo en medio de ellos”.

6. Al comienzo de la reunión, quien coordina puede dar la bienvenida a cualquier persona recién llegada, presentándola por su nombre, dando la bienvenida a los otros integrantes del grupo, y puede querer comentar el tema y la naturaleza de la charla de ese encuentro.

7. Esta sugerencia es opcional (como otras): quien coordina puede querer reducir la luz mientras se escucha la charla y durante el periodo de meditación. Esta semi oscuridad permite a quienes meditan prestar total atención a la tarea de escuchar la charla y de meditar sin distracciones visuales.

8. Si los recién llegados están presentes y la charla no incluye una plena explicación de “cómo meditar”, quien coordina debe dar la explicación al finalizar la charla o lectura previa y antes del periodo de meditación. Otra posibilidad es alguna lectura con textos de John Main donde explica reiteradamente cómo meditar.

9. Encontrar una manera de señalar el tiempo de meditación es importante. Puede ser a través de un CD o casette pre grabado. Consisten en un breve período de música, 25 o 30 minutos de silencio, y nuevamente música. Pueden ser preparados por quien coordina en su equipo de música.

10. Al final del periodo de meditación, dependiendo del tiempo disponible, quien coordina tiene la oportunidad de comunicar cualquier aviso pertinente, escuchar preguntas, preguntar a su vez sobre discernimientos u observaciones respecto a la lectura previa. Si ha llegado un nuevo integrante al grupo, quien coordina puede quedarse algún tiempo más con esa persona después de la reunión, para ver si esa persona tiene alguna dificultad específica o preguntas sobre la enseñanza o la práctica.

Aclaración para los meditadores de Latinoamérica


Como aún no disponemos de CDs en español con las charlas del P. John Main o del P. Laurence Freeman, utilizamos los textos que recibimos semanalmente al suscribirnos por las páginas web de Meditación Cristiana, o bien tomamos lecturas de algunos de los libros de estos autores que ya han sido traducidos. Antes de finalizar, leemos alguna breve lectura bíblica, por ejemplo, del Nuevo Testamento o de los Salmos.

No hay comentarios: